Melo’s. La pequeña catedral gastronómica de Madrid

croquetas-melos-sEl Melo’s es el garito que yo recomendaría a alguien que viniera a Madrid, sin poner condicionantes, si sólo tuviera tiempo para un sitio. Otro gallo cantaría si mi consejo se viera condicionado por cosas como un tipo de cocina concreto, el espacio, la variedad… Pero si hablamos de comida, calidad, cantidad, precio, ambiente, personal… El Melo’s. A día de hoy, no tengo duda. 

El Melo’s está en el barrio de Lavapiés, a sólo un par de minutos de la boca de metro del mismo nombre. Es un gallego de carta muy reducida. Justo lo contrario que ocurre con sus raciones de lacón, queso de tetilla, pimientos de piquillo, morcilla y empanadillas. Pero si vas al Melo’s, no te puedes ir sin probar sus exiquisitas croquetas o sus descomunales “zapatillas”. Conozco gente que zapatilla-bar-melos-madrid-sno sabe el nombre del bar, pero si le dices el sitio de las zapatillas, saben de qué estamos hablando. Es un “bocata” enorme de pan de hogaza, queso de tetilla fundido y lacón. Rico, rico. Todo pasado por la plancha. Comerse una zapatilla entera es algo reservado a pocas personas. Encontrar la manera de hacerlo sin pringarse también. Todo es casero. Para que la cosa pase mejor, se puede regar con su ribeiro.

Pasar una noche allí viendo trabajar a sus dueños es un espectáculo. Ella se las basta para hacer un volumen de comida enorme, sin demorarse mucho, mientras él se las apaña para quedarse con la cara de toda la marea que azota la barra y lo que le piden. Al final, ajustas cuentas con él. El precio por persona es difícil que suba de los 10 euros.

No es un sitio que destaque por el espacio. Siempre está a tope. Me atrevería a afirmar que ocuparía la primera posición del ranking de mayor cantidad de comida servida y gente atendida en Madrid, en relación al menor espacio disponible. Buscar un sitio donde dar buena cuenta de sus materias primas de primera calidad es parte de su encanto (aunque se puede pedir para llevar). Si se va sin prisa, con un poco de paciencia o algo más de suerte, hasta se puede conseguir una de las cinco mesas que hay en la sala del fondo. Las cuatro veces que he cenado allí, ha sido en mesa.

Lo pongo en la categoría “recomendado”, pero sólo porque no tengo la de “imprescindible”. 

Bar Melo’s.
C/ Ave María 44. (Ver Mapa).
Estación de metro: Lavapiés (L3).

Anuncios

7 Responses to Melo’s. La pequeña catedral gastronómica de Madrid

  1. dani dice:

    Pues si has pillado mesa alli o tienes mucho de un poco de paciencia o algo mas que suerte… No se las veces que he estado pero siempre ha sido en barra o arrinconado contra la pared. Algunas de las veces hemos tenido que empezar a degustar en medio de la marea hasta que hemos sido capaces de amarrar en la orilla.

    Como bien dices un sitio mas que recomendable. Todo esta bueno, imperdonable irte sin compartir una zapatilla. Suscribo todo lo que cuentas.

    Por cierto, a mi tambien me costo aprenderme el nombre del lugar (yo y mi memoria) como a otros que conozco. “El sitio de las zapatillas” creo que esta aceptado como nombre alternativo por la RAE.

  2. sakuranomonogatari dice:

    Pues sí, todo está bueno, pero se pone hasta la bandera y yo, la verdad, es que no sé comer mientras arrementen contra mí cientos de personas.

    Por cierto. Ya llegó. ¡Muchísimas gracias, Rub! Muy apropiado para estos días de vorágine.

  3. morgana dice:

    Yo me apunto el nombre del bar para la próxima vez que vaya por allí…

  4. rub dice:

    dani:
    Definitivamente, sí que está aceptado por la RAE. Jeje.
    Bueno, creo que la gente con la que he ido, lo haciamos buscando un sitio para sentarnos y estar más tranquilos para charlar mientras cenábamos. Por eso esperamos mesa. Otro par de veces que intentamos ir y vimos que habría que esperar para pillarla, buscamos sitios alternativos en la cercana calle Argumosa.
    Pero el resto de veces hemos esperado. Aunque nunca tanto como la semana pasada, que fue media horita. Le echamos paciencia, sí. De eso me sobra. El tiempo es otra cosa. Después de meterma la media zapatilla, yo me iba a currar. Jeje.

    sakura:
    Es parte del “encanto” del sitio y desencanto para otros, jeje. A mi también me costaría comer con el arremetimiento humano (por eso me quedo con las mesas, falta de costumbre que tiene uno también, supongo).
    Otra forma de evitarlo si se quieren probar, es ir a primerísima hora, a la de merendar. Una vez lo hice y estaba solo en todo el bar, jeje.

    morgana:
    Pues sí, debes obligar a tus chusticieros amigos a llevarte por allí (avisa si no se dignan a hacerlo). Teniendo en cuenta las raíces gallegas de la comida y las proporciones de la zapatilla, se puede decir que también es un poco a la “vasca”.

  5. Sag dice:

    Qué ganas de probar esa zapatilla! La próxima vez que salgamos por Madrid..
    Por cierto, no la habras regado tu con su ribeiro, no? Seguro que tienen también un vino rico, sí!

  6. Sr. Peludo dice:

    En este Melo’s no he estado, pero la descripción me recuerda mucho a otro afamado gallego de la capital: el Maceiras, que está por la parte de Huertas, creo recordar, y al que son muy aficionados ciertos compañeros de trabajo, que lo tienen como visita obligada cada vez que van a Madrid. Mítico su cartel de “No hay Coca-Cola”, jeje. Allí sólo csitas naturales: agua, cerveza, vino y orujo… Yo en el Maceiras este me pillé una vez un cebollón a base de Ribeiro y Albariño que fue antológico. Creo que en cierta empresa todavía recuerdan lo malito que estaba al día siguiente en el curso…

  7. rub dice:

    Sag: Pues no. No hubo Ribeiro para mí. Jeje.

    Sr. Peludo: Sitio muy recomendable también el Maceiras de la calle Huertas, pero es bastante diferente al Melo’s.
    Se parecen en que son gallegos y se come muy bien. Pero el Maceiras es enorme en cuanto a carta y tamaño de local, en comparación con el Melo’s.
    Otro punto en que se diferencian importante es el concepto. En el Maceiras si no llegas muy pronto, te toca esperar en la calle a que haya mesa. En el Melo’s no. Aquí se entra y se pide en la barra y se degusta donde se puede, como describe Dani arriba. La sala de las mesas al fondo del local está ahí para quien espera y tiene suerte, pero la mayoría de la gente ni se acerca por allí. En el Maceiras es obligada la cola y la asignación de mesa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: