Presunta reflexión

Una breve reflexión sobre una noticia de principios de semana. Ha comenzado el juicio al “presunto” asesino de Carlos Palomino…

noticia presunto cadenaser

(pantallazo de noticia en cadenaser.com 14/09/2009)

El siguiente video muestra como una persona que viaje en metro, saca una navaja o cuchillo al ver que un grupo se preparar para subir al vagón, lo esconde detrás de su pierna y posteriormente se lo clava a otra, que se ha dirigido a él, en el corazón.

(si no lo ves, está aquí: http://www.youtube.com/watch?v=Shd-pUa7s2E)

La presunción de inocencia es un principio jurídico penal, reconocido en la constitución española, por el cual se establece que toda persona es inocente hasta que se demuestre lo contrario en un proceso judicial con todas las garantías y exista una sentencia firme condenatoria.

Es un derecho fundamental. Un principio básico. Lo apoyo.

Pero hay vida y espacio más allá de ámbito judicial-procesal. Más allá de este ámbito, existe un espacio en el que podemos prescindir de la palabra “presunto” delante de ciertos calificativos cuando el hecho que califican es algo objetivo y empíricamente demostrable. “Presunto” tiene otras acepciones y no tenemos por qué emplearlas en el sentido anterior.

En el video de arriba se aprecia como objetivamente una persona acuchilla a otra. Es algo empírico. Entiendo que en el ámbito judicial la persona que acuchilla sea calificada como “presunto asesino” o que se le considere “presuntamente inocente” hasta que exista una sentencia condenatoria. Pero entenderán ustedes que yo, en mi vida personal, pueda referirme a él como asesino puesto que el uso de la palabra “presunto”, que significa “supuesto”, sería algo contrario a la realidad.

Si un medio de comunicación informa sobre cosas que ocurren, en relación al video anterior deberían decir que el que acuchilla es el asesino de la víctima. Sobraría la palabra presunto o presuntamente cuando me encuentro esta semana con titulares que dicen “comienza el juicio contra el presunto asesino de…”. Disculpen. Si su trabajo es informar de hechos, entonces sobra ese calificativo. Otra cosa sería que dijeran: “comienza el juicio contra el, jurídicamente considerado, presunto asesino…”.

Hemos llegado a esta situación porque los medios de comunicación han actuado en tantas ocasiones con mala praxis, que ya se les exige que usen ese lenguaje para salvaguardar las garantías del sujeto que está siendo juzgado. Porque no saben distinguir y se ha hecho de conjeturas y rumores tantas noticias, que ahora tenemos que aguantar que hechos constatables sean “presuntos” hechos.

One Response to Presunta reflexión

  1. Morgana dice:

    ¡Ni presunto ni pollas! Es un asesino de mierda con todas y cada una de las letras. Iba a apuñalar a alguien, fuera quien fuera. Esa gente merece el peor de los escarmientos.
    Me pone de muy mala baba ese lenguaje políticamente correcto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: