Llegar y besar el santo. Obama Premio Nobel de la Paz. (Can’t believe it, que dirían por ahí)

Esta tarde me he despertado con una sorpresa al conectarme a leer las noticias: Barack Obama gana el Premio Nobel de la Paz.

Igual que no entendí en su día que le fuera concedido el Príncipe de Asturias de los Deportes a Fernando Alonso, tampoco entiendo que, unos meses después de llegar al poder, Obama reciba el Nobel de la Paz.

Hay gente que dedica su vida ha trabajar por la Paz. Gente que, después de tanto “trabajo”, recibió ese Premio. Mucha otra que nunca lo recibió ni lo recibirá a pesar de merecerlo. Seguramente esas personas ya tienen su Premio con mayúsculas. De verdad.

Sería injusto no mencionar que Obama ha dicho que siendo honesto, cree que no se lo merece. Yo no tengo razón alguna para no creerle. Pero también diré que esto es lo que dicen la mayoría de los premiados. Suele ser un gesto de modestia y cortesía.

Si el Nobel de la Paz se entrega (wikipedia dixit) “a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitos existentes y la celebración y promoción de procesos de paz”… Si esto es así, está claro que el señor Obama no es en este momento la persona más indicada para recibirlo. Quizás en un futuro. Ojalá. Mejor nos iría a todos.

Dice mi amigo Guille en su blog de soypoeta que ha leído en El País que “pasado un primer momento de sorpresa, el galardón tiene mucha lógica. Premia una visión del mundo y no una obra”.  A esto añade: “¡Pues que me den a mi el Premio que llevo años apoyando el desarme nuclear, exigiendo un proceso de paz en Oriente Medio o luchando contra el cambio climático!”. Totalmente de acuerdo.
También apunta que Hitler fue candidato al Nobel. Yo aún tengo en la memoria que, no hace tantos años, el propio señor Bush también estuvo “nominado”.

En fin. Quédanos el consuelo de pensar que los Premios Príncipe de Asturias están al mismo nivel que los Nobel.

Anuncios

5 Responses to Llegar y besar el santo. Obama Premio Nobel de la Paz. (Can’t believe it, que dirían por ahí)

  1. dani dice:

    Ese día creo que nos quedamos todos bastante sorprendidos, por no decir “flipaos”.

    Esto de dar un premio a un montón de promesas… mire usted, hay gente que hace tiempo las cumplió, déselo a ellas, que ademas les va a hacer mas falta.

    En fin, es una constatación más de la forma de funcionar de este sistema. Servilismo ante el poder, lleve los apellidos que lleve.

  2. Pakete dice:

    El primer premio nobel a una campaña de Marketing… (de todas formas, ¿este premio no lo tiene también Arafat?…, pues eso lo dice todo)

  3. rub dice:

    dani: Si hasta el propio Obama se debió quedar flipao. Jeje.

    Pakete: Me pragunto quiénes serían los otros candidatos en la “pugna” por el nobel de la paz cuando premiaron al mencionado Arafat y sus “amigos”. O quien se ha quedado a las puertas de recibirlo este año.

  4. Sag dice:

    Aunque sea muy sorprendente y tampoco esté de acuerdo, y eso habla mucho de la credibilidad de los premios, aunque este mundo es así.. tampoco creo que sea para comparar, por el momento, a Arafat y Obama…

  5. rub dice:

    Pues sí. Tienes razón. No son comparables.
    Creo que lo que comparamos es el hecho de la concesión del premio en ambos casos. Lo “inmerecido” de ambos. Es sólo una prueba más de esa falta de credibilidad de algunas concesiones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: