No me llames extranjero (Jorge declamando a Rafael Amor)

Somos extranjeros cuando no somos capaces de mirar más haya de las líneas marcadas por el hombre en un mapa.
Si hay algo que cura nacionalismos y necesidades de fronteras o banderas de colores… eso es viajar. Visitar culturas diferentes, relacionarse con gente de otros pueblos…
Viajar sigue abriéndonos la mente incluso a los que nunca hemos considerado de una forma especial las banderas.

Hoy, además, me gustaría aprender la diferencia entre recitar y declamar. A la vista del siguiente video que grabé durante la presentación del corto “Extranjeros”, entenderéis que no tenga duda de que lo segundo debe ser lo que tan bien hace Jorge en esta canción/poema de Rafael Amor
¿Qué es declamar? Describámoslo viendo y escuchando…

(si no ves el video, está en vimeo: http://www.vimeo.com/10948830]

Como todos sabemos lo que es recitar, estoy casi seguro de que ahora entendemos la diferencia entre ambas palabras que la R.A.E. define así:

Recitar.
(Del lat. recitāre).
1. Referir, contar o decir en voz alta un discurso u oración.
2. Decir o pronunciar de memoria y en voz alta versos, discursos, etc.

Declamar.
(Del lat. declamāre).
1. Hablar en público.
2. Hablar con el fin de ejercitarse en las reglas de la retórica, casi siempre sobre asunto fingido o supuesto.
3. Hablar con demasiado calor y vehemencia, y particularmente hacer alguna invectiva con aspereza.
4. Recitar la prosa o el verso con la entonación, los ademanes y el gesto convenientes.
_

No me llames extranjero

No me llames extranjero porque haya nacido lejos,
o porque tenga otro nombre la tierra de donde vengo.
No me llames extranjero porque fue distinto el seno
o porque acunó mi infancia otro idioma de los cuentos.
No me llames extranjero si en el amor de una madre
tuvimos la misma luz en el canto y en el beso
con que nos sueñan iguales las madres contra su pecho.

No me llames extranjero, ni pienses de dónde vengo,
mejor saber dónde vamos, adónde nos lleva el tiempo.
No me llames extranjero porque tu pan y tu fuego
calmen mi hambre y mi frío, y me cobije tu techo.
No me llames extranjero, tu trigo es como mi trigo,
tu mano como la mía, tu fuego como mi fuego,
y el hambre no avisa nunca, vive cambiando de dueño.

Y me llamas extranjero porque me trajo un camino,
porque nací en otro pueblo, porque conozco otros mares,
y un día zarpé de otro puerto,
si siempre quedan iguales en el adiós los pañuelos
y las pupilas borrosas de los que dejamos lejos,
y los amigos que nos nombran y son iguales los rezos
y el amor de la que sueña con el día del regreso.

No, no me llames extranjero, traemos el mismo grito,
el mismo cansancio viejo que viene arrastrando el hombre
desde el fondo de los tiempos, cuando no existían fronteras,
antes que vinieran ellos, los que dividen y matan,
los que roban, los que mienten, los que venden nuestros sueños,
ellos son, ellos son los que inventaron esta palabra: extranjero.

No me llames extranjero, que es una palabra triste,
que es una palabra helada, huele a olvido y a destierro.
No me llames extranjero, mira tu niño y el mío
cómo corren de la mano hasta el final del sendero,
no los llames extranjeros, ellos no saben de idiomas,
de límites, ni banderas, míralos, se van al cielo
por una risa paloma que los reúne en el vuelo.

No me llames extranjero, piensa en tu hermano y el mío,
el cuerpo lleno de balas besando de muerte el suelo,
ellos no eran extranjeros, se conocían de siempre
por la libertad eterna e igual de libres murieron.
No me llames extranjero, mírame bien a los ojos,
mucho más allá del odio, del egoísmo y el miedo,
y verás que soy un hombre, no puedo ser extranjero.

[Rafael Amor, 1976]

Anuncios

5 Responses to No me llames extranjero (Jorge declamando a Rafael Amor)

  1. Roberto dice:

    Mil gracias, hermano.
    Se me encoge el corazón al volver a escuchar al gran Jorge.
    Gracias por publicarlo.

    Un abrazo bien fuerte.

  2. Nacho dice:

    Gracías Rubén por transmitir arte y cultura.
    Gracias Jorge por ser tan bueno y darle vida a los poemas.

  3. Isa dice:

    Gracias por hacernos recordar lo bien que lo hace Jorge y lo importante y enriquecedor que es viajar para saber aceptar, diferenciar, respetar y entender las múltiples maneras que existen de vivir la única vida que tenemos.

  4. Aida dice:

    Gracias Rubén por este bonito recordatorio 🙂
    Se me ponen los pelos de punta escuchándole “declamar” extranjeros una vez más. Y como dice Isa por recordar lo enriquecedor que es viajar.
    Saludos

  5. rub dice:

    Roberto: Gracias a todos los que habéis hecho posible “Extranjeros”, por hacernos reflexionar, mirar adentro… O

    Nacho: De mayor no quiero ser como Messi… quiero ser como Jorge… ¡quien pudiera poner ese corazón y vida a las palabras como él!

    Isa: Y lo mejor de todo es que en estos tiempos que corren, basta con hacer un viaje en el metro de Madrid para aprender de esas otras formas de acercarnos a vivir esta misma vida… Y lo mejor de todo es que hoy estamos criando generaciones que comparten el parque y el patio del colegio desde distintos orígenes, colores, acentos o credos… con la normalidad de esa única vida por vivir.

    Aida: Pues sí, como comentas los pelos de punta, el corazón encogido como decía Rober… y los ojos cristalinos siempre que he escuchado a Jorge declamar…

    🙂 Gracias chic@s. Es un placer encontrar vuestra huella por aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: