La incoherencia congénita de la clase política

Día a día, esos políticos que pagamos entre todos, que se supone que nos representan, hacen su personal esfuerzo por resultar más innecesarios para la ciudadanía.

¿Saben ustedes lo que significa la palabra incoherencia?
Cada vez son más los políticos que sí conocen el significado de dicha palabra. Es su propia definición. Incoherencia y contradicción. (Si algún político me lee por descuido, que pinche en el siguiente enlace a la definición de coherencia dada por la RAE).
Disculpen que generalice. El tocamiento testicular al que nos vemos sometidos, a veces lleva al pueblo llano opinador a ser un poco injusto con las excepciones que confirmaran la regla. Disculpen que generalice pero es que todo político, todo, cobra su sueldo diario aunque no acuda a trabajar (ver foto del hemiciclo casi vacío). Ya no es que se cobre por simular que se trabaja sin hacerlo (otra imagen que vale más que mil palabras). Es que les pagamos un pastón con independencia (rara palabra hablando de políticos) de que acudan o no al parlamento/asamblea/pleno que les corresponda.

A saber de incoherencias y contradicciones…

La iniciativa popular para prohibir las corridas de toros en Cataluña ha sido aprobada por mayoría absoluta en el parlamento catalán (leer noticia). ¿Cual es la reacción del partido popular?  Califican tal prohibición como una decisión liberticida, una puñalada a la libertad, dicen que ya está bien de prohibir cosas por parte del gobierno de turno…  Señores del PP: ¿Les suenan a ustedes conceptos como matrimonio homosexual o aborto? Si se trata de convertirse en adalides de la libertad personal, seamos coherentes.

¿Más? El propio partido popular que ha votado en contra fue quien presentó la iniciativa para que se prohibieran en Canarias hace casi veinte años. ¿Más? Dejaron al margen la celebración de peleas de gallos.

Pero hay un poco más. Los propios políticos que han votado a favor de tal prohibición y la propia iniciativa popular, también han dejado fuera la prohibición los “correbous” (ese tipo de encierro o suelta de reses en los que a veces al toro le toca portar antorchas en los cuernos y correr hasta acabar cayendo al mar). Señores, un poco de por favor. Si se trata de perseguir el maltrato animal, seamos coherentes.

El mismo día que ocurría lo anterior, el denominado partido socialista obrero español (PSOE) presentaba enmiendas a la propia ley de reforma laboral (leer noticia), impulsada y elaborada por ellos, en el sentido de facilitar aún más el despido de los autodenominados trabajadores.  Si se trata de favorecer los intereses de empresarios, bancos, millonetis… Seamos coherentes, señores del PSOE, eliminen de su nombre las palabras socialista y obrero.
Viva el nuevo socialismo, ZP y su propio mecanismo…

[fuente viñeta: Manel Fontdevila blog]

En fin. Hay para todos.

Políticos: Luego si eso ya venís a pedirnos que os votemos. Encantados os botaremos.

He estado tentado de titular el post: “La incoherencia con genitales de la clase política”. Que traducido a castellano antiguo vendría a ser: “Incoherencias de la clase política. Con dos cojones”.

Anuncios

One Response to La incoherencia congénita de la clase política

  1. Sr. Peludo dice:

    Lo de los toros está claro que ha sido una cortina de humo para que nos olvidáramos un ratito de lo de la subida del IVA, la reforma laboral y todas esas puñalaítas que nos están dando por la espalda. ¡Media hora de telediario hablando de semejante soplapollez!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: